Los Planes de Previsión Social Empresarial son un sistema de previsión social colectivo que las empresas pueden promover a favor de sus trabajadores. Se trata de un seguro colectivo de ahorro que garantiza los compromisos por pensiones de la empresa con sus empleados.

El ahorro para la jubilación en el ámbito de la empresa es un sistema muy habitual en otros países europeos, en España es una modalidad de ahorro que no deja de ganar adeptos, desde el 1 de enero de 2021 los poderes públicos tienen el ánimo de potenciar el segundo pilar de la previsión social, el que corresponde a la empresa, a través de incentivos fiscales mejorados para favorecer la contratación de estos productos.

Los Planes de Previsión Social Empresarial garantizan a los trabajadores un capital disponible en el momento de la jubilación y unas importantes coberturas en caso de fallecimiento o invalidez hasta ese momento.

¿QUIÉN PUEDE CONTRATAR UN PPSE?

Cualquier empresa que pretenda instrumentar compromisos por pensiones con sus empleados puede contratar un PPSE, con independencia de su estructura societaria.

Todos los empleados de la empresa pueden adherirse, incluido el personal con relación laboral de carácter especial, independientemente del régimen de la seguridad social aplicable.

La condición de asegurado partícipe también puede extenderse a los socios trabajadores de las Sociedades Cooperativas y Laborales.

Asimismo, el empresario individual que emplee trabajadores en virtud de relación laboral podrá promover un PPSE en interés de éstos, en el que también podrá figurar como asegurado.

 

¿QUÉ REQUISITOS DEBE CUMPLIR UN PPSE?

Los Planes de Previsión Social Empresarial deben respetar una serie de principios:

  • No discriminación, es decir, deben implantarse garantizando el acceso a todos los trabajadores, si bien éstos pueden renunciar expresamente a su inclusión. Pueden establecerse distintos niveles de aportación en función de la categoría profesional, antigüedad, centro de trabajo, etc.
  • Capitalización, las aportaciones se acumulan de forma individual para cada trabajador aplicando la técnica actuarial y estando garantizados los capitales al vencimiento.
  • Irrevocabilidad de las aportaciones, es decir, la empresa no puede recuperar las aportaciones una vez realizadas.
  • Atribución de derechos, desde el primer momento las aportaciones generan derechos a favor del trabajador con sus correspondientes coberturas y garantías.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE PPSE Y PPE?

 

 

¿SE PUEDE DISPONER DE AHORRO ACUMULADO DE FORMA ANTICIPADA?

A pesar de que el PPSE se trata de un producto ilíquido hasta la jubilación existen opciones de liquidez adicionales en los siguientes supuestos:

  • Incapacidad Permanente o Dependencia
  • Fallecimiento del asegurado
  • Desempleo de larga duración
  • Enfermedad grave
  • Rescate de primas con antigüedad superior a 10 años, este supuesto estará disponible a partir del 2025.

LÍMITES DE LAS APORTACIONES

La empresa podrá aportar hasta 8.000€ anuales en contribuciones empresariales, adicionales al límite de 2.000€ anuales de aportación individual a sistemas de previsión social.  Por tanto, si el trabajador no tuviera otros sistemas de previsión social, la aportación del empleador podría llegar hasta 10.000€ anuales.

 

FISCALIDAD FAVORABLE PARA EL TRABAJADOR

 

Las  contribuciones empresariales son fiscalmente neutras para el trabajador y están exentas de retención en el IRPF.

 El trabajador podrá deducirse en su declaración anual de IRPF de hasta 8.000 € por contribuciones empresariales, adicionales a los 2.000€ de aportación individual a instrumentos de previsión social. 

Esta deducción tendrá un límite máximo del 30 % de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

El trabajador sólo tributa en el momento de cobrar la prestación, como rendimiento del trabajo, mitigando el impacto fiscal si se percibe en forma de renta.

 

 

FISCALIDAD FAVORABLE PARA LA EMPRESA

No solo el trabajador se beneficia de las ventajas fiscales de los PPSE, la empresa gozará de deducción de sus contribuciones en el Impuesto de Sociedades, consiguiendo un ahorro significativo en la declaración anual de dicho impuesto.

 

No es un secreto que las últimas reformas para el cálculo de nuestra pensión de jubilación están dirigidas a reducir considerablemente su importe. España tiene una de las mayores “tasas de sustitución” (relación entre último salario y pensión de jubilación) de Europa y del mundo, por lo que es previsible que nuestras actuales pensiones públicas tiendan a ser menos generosas.                                                                                                                                  

Por otro lado, la gestión, captación y retención de talento forman parte de las preocupaciones esenciales de los empresarios. La fidelización y motivación de los trabajadores aconsejan la contratación de productos de previsión social a su favor, demostrando el interés de la empresa por el bienestar y la tranquilidad del empleado a largo plazo.                                                                

Asegurar las necesidades del personal relativas la jubilación y al riesgo de fallecimiento es señal de una política de recursos humanos responsable, y constituye un atractivo complemento retributivo para los empleados

“ESPAÑA S.A., Compañía Nacional de Seguros” es miembro fundador y representante exclusivo de Insurope en nuestro país desde hace más de 50 años.

 

Insurope, presente en más de 100 países, es una asociación de entidades aseguradoras independientes, que ofrece Seguros de Vida y Pensiones para los empleados de empresas multinacionales en todo el mundo.